Un profesor belga confiesa a la policía que es un asesino en serie