El profesor español de Princenton, ¿víctima de una conspiración?