La radiación de Fukushima acabaría con la vida de una persona en 4 horas