Los rebeldes rechazan la hoja de ruta propuesta por la Unión Africana