La represión en las localidades fronterizas fuerza a cientos de sirios a huir al Líbano