Clientes de una gasolinera evitan una matanza cargando contra el agresor que les había tomado como rehenes