Los separatistas prorrusos anuncian que comienzan a retirar su armamento pesado