Como si de un sueño se tratase: cenar en el cielo es una realidad en Johannesburgo