Los talibán vengan la muerte de Bin Laden con un doble atentado en Pakistan