La misa termina con cuatro feligreses asesinados en una iglesia de Brasil