El terrorista del atentado en Manhattan, un taxista en paro