Los terremotos y el tsunami convirtieron el suelo de Indonesia en letales arenas movedizas