El lanzamiento de martillo que 'dejó sin hijos' a un juez de competición