Una mujer vive dos años con unas tijeras en su estómago