Sindicatos policiales y delegación del gobierno en Madrid discrepan sobre la modificación del derecho de manifestación