Acusan a la Policía de torturas