Aguirre y Gallardón llevan su guerra a los actos de homenaje a la Constitución