Aguirre pide un voto de castigo