Aitor Esteban: “Ha sido un discurso rancio, sorprendente y preocupante”