Aplausos y euforia en las puertas del hospital de Donostia