La izquierda aguanta en Andalucía, donde Arenas se queda sin mayoría absoluta