Artur Mas avanza en su desafío en una semana clave