Arturo Fernández niega que su empresa page en negro a sus trabajadores