Aznar no es el único: cortes de manga y desplantes políticos