El juez Garzón, en el banquillo de los acusados