Blanco, con la reforma laboral