CiU recupera la segunda plaza y ve sembrada la semilla del cambio en Cataluña