El temor a un batacazo electoral en Madrid lleva a Ferraz a apartar a Tomás Gómez