De Alfonso se presenta como un “cabeza de turco” electoral