ETA, cada vez más débil