España teme un aumento de las exigencias políticas por el secuestro de los cooperantes