Fernández de la Vega defiende la ley y la palabra como armas ante la violencia