La Fiscalía de la Audiencia Nacional recuerda que los contactos con ETA no son delito, según el Supremo