El Gobierno de Ecuador resalta los logros de los últimos cuatro años, pero reconoce límites