El Gobierno de Obama espera tener una buena relación con España