El Gobierno estudia si las instrucciones de la Generalitat a funcionarios son impugnables