El Gobierno no reconoce a los verificadores internacionales del alto el fuego de ETA