El Gobierno se remite a los jueces y el PP pide no tapar los asesinatos