El Gobierno limita la temperatura en los espacios públicos para ahorrar energía