La Guardia Civil registra durante más de 13 horas el despacho de los abogados de ETA