Garzón consigue una mayoría holgada y se asegura el liderazgo de Izquierda Unida