El repunte en los incendios obligó al 43 grupo de las Fuerzas Armadas a triplicar las horas de extinción