Doce años después de la muerte de José Couso, EEUU sigue sin colaborar