Robles, la gran incógnita del Gobierno de Sánchez