El PP plantea limitar el aforamiento a los temas políticos y excluir los personales