El PSC no expulsa a los diputados díscolos del Grupo Socialista