El pacto de la izquierda que nunca llegó