La presión recae en el PSOE