López y Díaz, las caras de la derrota en el PSOE