Patxi López, ese hombre de consenso